Un poema de Sonia San Román

BLANCANIEVES
A Blancanieves la mató su madre (Diario El Mundo. 02 de octubre de 2003)

Me sorprende que todos os empeñéis
en ser mis madrastras,
mis enanitos,
mis espejitos mágicos,
mis manzanas venenosas.

Soy la Blancanieves negra
inmune a vuestro cianuro,
que escupe
a esos príncipes perfectos
plastificados y púberes.

Soy la Blancanieves
menstruante,
la princesita preñada,
la impúdica y casquivana
Blancanieves de taberna.

La niña despierta,
mientras se hace la dormida.

La Blancanieves
de látigo húngaro,
de katana japonesa
y de puño americano.
La Blancanieves con metralleta.

La princesa de la voz agria,
la de los gritos duros,
la de la cerveza amarga.

Blancanieves sin madrastra,
sin príncipe,
sin enanos.


De Planeta de poliuretano Ed. Crecida, 2005

2 comentarios:

Hijos de Satanás dijo...

me mola mucho este poema, Sonia, ya lo sabes... besos.v.

Sonia dijo...

Gracias V.
Un besote!
;))