Un poema de Miriam Reyes

Si me lo pide me pongo a cuatro patas
en dos, en una
meneo la cola
doy vueltas
me hago la muerta
salto por una galleta
le lamo los pies.

Y es que me muero de gusto cuando me rasca panza arriba.

Soy la perra más perra
que jamás nadie haya abandonado.


Miriam Reyes, Bella durmiente, Hiperión, 2oo4.

1 comentarios:

Señorita H. dijo...

Me encanta encontrarte aquí. Es que tengo la bella durmiente y me pareció genial.