IMANES un poema de Tacha Romero

Me robaste el último suspiro,
la última tesela que me ataba
al mosaico de tus manos.
Y te maldije.
Y un túnel en blanco y negro
se abrió ante mí.
Comencé entonces a caer al vacío.
Los círculos concéntricos que ayer
fueron nuestras bocas, se volvieron
iones con la misma valencia.
Y ya nunca más pude abrazarte.
.
de Periféricos (2004)

1 comentarios:

J.Carlos dijo...

Nunca mejor dicho, de tal palo tal astilla, digna continuadora de su abuelo.
¡Ánimo Pandoras!
Saludos.